Letra P del alfabeto formada a partir de un pelícano y naranjas. Poppyns Magazine

El alfabeto hecho arte

Redacción
Gisela Talita

Algo que siempre me ha llamado mucho la atención han sido los alfabetos ilustrados.

La distorsión de las letras originales, modificadas, alteradas y deformadas para enriquecer su simpleza me encanta, sobre todo porque hay tantas variantes como letras en el abecedario, además de los números.

Desde la época medieval, las letras mayúsculas se han tratado de forma diferente. A partir de criaturas místicas, animales o diablillos, una simple ‘R’ toma una nueva naturaleza. Es como si el texto quisiera llamarnos la atención para que lo leamos y para eso deforma la primera de sus letras.

Letra R del abecedario hecha a partir de una mezcla de animales y personas ilustrados. Poppyns Magazine

La evolución de este arte es paulatina y constante.

Si en el siglo XII la tendencia eran las curvas ornamentales a partir de animales y plantas, colores naturales y dorados (porque sí, también había tendencias entonces), hoy vemos que predominan las líneas purificadas, obviamente en su mayoría con trabajo digital, con lo que se consigue unas texturas y tonos casi infinitos.

Collage de cubos de colores que contienen letras del abecedario ilustradas. Poppyns Magazine

Las posibilidades son ilimitadas, y eso lo podemos ver claramente gracias a la plataforma 36 Days of Type, donde una vez al año y vía Instagram, ilustradores, diseñadores y artistas son invitados a compartir las creaciones de sus propios alfabetos durante 36 días, empezando por la A y acabando con los números.

Esta tendencia se ha hecho bastamente popular y la cuenta ya tiene 277k de seguidores. Miles de diseñadores e ilustradores esperan este momento del año para demostrar su talento y creatividad. Si estás pensando en participar tendrás que esperar hasta el año que viene 2021 ya que la última edición fue en el pasado marzo.

Dejando Instagram a parte (¡sí por favor!), las letras y el abecedario en general han sido una pieza muy favorecida a la hora de fantasear con ella, porque como he dicho antes en pleno siglo XXI sigue siendo una tendencia actual la de trabajar con estas figuras gráficas.

Como ya os podréis imaginar, mis favoritas son aquellas realizadas a partir de animales y formas orgánicas. Podemos ver trabajos como el de la ilustradora Valérie Hugo, donde su alfabeto ilustrado monocolor nace a partir de corales, leopardos, aves y flores.

Letra B hecha en tonos azules a partir de elementos florales y un tucán. Poppyns Magazine
Ilustración: Valérie Hugo

También fantaseo muchísimo con el trabajo de Gemma O’Brien. Esta artista australiana hace murales gigantescos donde las letras se entremezclan con plantas, ondas y colores explosivos, y la mayoría de las veces el mensaje queda en un segundo plano.

Mural ilustrado con motivos florales y letras con la palabra JOY. Poppyns Magazine
Ilustración: Gemma O’Brien

Y como no, las firmas de moda y textil utilizan también estas letras ornamentales para sus colecciones.

Como la firma española Loewe, que en su nueva gama de accesorios tiene una bufanda de seda con motivos serigrafiados de animales que realizan las letras del alfabeto.

Por mi parte, me he animado a hacer la ‘P’ de Poppyns para este artículo.

Letra P del alfabeto formada a partir de un pelícano y naranjas. Poppyns Magazine
Ilustración: Gisela Talita

Seguro que a este arte le queda todavía mucha más trayectoria que recorrer, y es que nunca nos cansaremos de ver reinterpretadas una y otra vez las letras el alfabeto.

Ilustradora, artista
Más artículos
Olas del mar rompiendo en la orilla de una playa generando espuma. Poppyns Magazine
El pulmón del planeta