La casa de mis sueños existe

y está en Nueva York.

Casas que me gusten hay muchísimas. Por todo el mundo desperdigadas encuentro localizaciones de ensueño en las que me gustaría vivir. Pero la casa de mis sueños definitiva está en Nueva York y me gusta tanto que se ha colado aquí para enseñaros semejante maravilla.

La fundadora de We Wore What Danielle Bernstein, es la propietaria de esta increíble residencia en el Soho neoyorkino. Y es que solo con hablar de esta exclusiva zona ya es un adelanto a lo especial que es esta casa.

La diseñadora buscaba el año pasado algo especial en la ciudad Nueva York. Algo que se sintiera diferente a todo lo típico de la emblemática ciudad. Hasta que finalmente ella y su prometido dieron con el lugar ideal. Un loft en uno de los barrios más cosmopolitas de la gran urbe en el que cualquiera desearía vivir.

Con la ayuda del estudio LP creative ideó un plan perfecto para cubrir las típicas paredes de ladrillo tan vistas por esta zona. En su lugar construyeron unos recubrimientos de yeso veneciano. La diseñadora y el estudio creativo dieron vida a todo el proyecto, trabajando conjuntamente para dar con una mezcla perfecta de simplicidad rústica, texturas cálidas y tonos naturales.

Además de su propia funcionalidad como vivienda, la casa de Bernstein tenía que cumplir la función de espacio creativo para desarrollar los distintos proyectos de la diseñadora. Así que era primordial poder crear diferentes escenarios que le sirvieran para sus grabaciones. Un espacio multidisciplinar donde dar vida a diferentes mundos dentro de su imaginario.

Todo en el espacio es versátil, movible y sencillo. Los objetos decorativos no son nada recargados. Son piezas únicas y muy especiales que ha ido recaudando a lo largo de múltiples viajes alrededor del mundo. Según la temporada o lo que le apetezca, va cambiando elementos que ocupan estanterías y muebles, variando así las estancias sin necesidad de grandes cambios.

Lo que en general llama la atención de esta maravilla de casa son la multitud de formas y elementos orgánicos. Formas sutiles, sencillas pero imponentes que marcan tendencia y que nos recuerdan las raíces de la materia. Fibras, colores, un sinfín de sensaciones que nos invitan a vivir rodeados de una atmósfera que a simple vista puede parecer rústica, pero que en realidad está llena de lo mejor del diseño.

Más artículos
Comunicar de manera correcta con tus imágenes en redes sociales