Pintar el cielo

5 formas de pintar el techo

REDACCIÓN
Gisela Talita

¿Cuántas veces has entrado a una gran catedral o una pequeña capilla y has observado sus ‘cielos’ embobado? La pintura mural, en concreto sobre los techos, son una técnica ancestral utilizada desde hace cientos de años.

Centrarnos sólo en pintar las paredes es cerrarnos a miles de posibilidades. Sin embargo, hoy en día es difícil encontrar este tipo de arte. Es cierto que la complejidad de la realización de murales en techo es mayor por diversas razones: siempre se tratará de trabajos en altura, debiendo tomar mayores medidas de seguridad que si trabajásemos sobre suelo (casco, arnés…). El uso de andamio será necesario en la mayoría de casos, sobre todo si el techo está a más de 4 metros de altura. Por último, nuestra posición ergonómica nunca será tan cómoda como si trabajásemos en vertical o sobre mesa.

Por todo esto, el coste del metro cuadrado de un mural sobre techo siempre será mayor que en un mural vertical. Sin embargo, ¿por qué deberíamos entonces plantearnos hacer esta inversión? Porque el efecto visual que conseguiremos será impresionante y totalmente sorprendente.

Estos son algunos ejemplos y soluciones contemporáneas de diferentes estilos gráficos, desde románticos y clásicos a otros más elementales.

1. Arrastre del mural de las paredes hasta el techo

En este caso, la estampa nacería en las paredes verticales para continuar con su historia hasta la cumbre. Conseguiremos el efecto visual de aumentar la altura y las dimensiones. Suelen verse representados aquí árboles o enredaderas que ‘suben’ hasta el techo.

2. Molduras

Magnificación de los detalles de la arquitectura a través de la pintura. Utilizamos el color para resaltar las molduras ya existentes en la estancia. Suele hacerse en acabados metalizados como dorados o bronces o colores que recuerdan a la naturaleza como verdes, azules o terracotas. Es más apropiado para estilos y arquitecturas más clásicas o rústicas.

3. Líneas y figuras geométricas

A partir de un punto de origen o cuadrícula, se diseña una plantilla de líneas, cubos, rombos o cintas que recorren el techo, otorgándole en algunos casos peculiares efectos ópticos. Pueden realizarse meticulosamente, consiguiendo un estilo depurado y ordenado, o a mano alzada y más brutal, recordándonos al efecto de un boceto.

4. Escenarios

Crear la ilusión de adentrarnos por ejemplo, en un circo, es uno de los mejores usos que se me ocurren puedes darle a tu techo, sobretodo en habitaciones infantiles. Con esto conseguiremos darle mucho más drama y y teatro a la habitación, si es lo que buscamos.

5. Figurativo

Aquí predominan sobretodo todas aquellas representaciones de animales y vegetación. Las palmeras y plataneras de estilo tropical serían lo más utilizado y visto en estos momentos.

Hay cientos de estilos gráficos a utilizar el techo que no he comentado, como el grafiti, un cielo ‘real’… Me encantaría enfrentarme al reto de pintar un techo, porque el efecto conseguido en las estancias es muy interesante al no verse obstaculizado el arte por puertas, ventanas u otros elementos inevitables como radiadores, splits o muebles. ¿Te atreverías a pintar el techo de tu casa así?

Más artículos
Compra diferente con Diana Pina