Walker vs Campa

Pasión compartida

Redacción
Alfonso Zumárraga

Si bien esto puede parecer el titular de un combate de boxeo de la década de los sesenta, nada más lejos de la realidad. Hoy me hace mucha ilusión presentaros a dos personajes que comparten una sencilla pasión. Los coches, pero claro, no cualquiera, sino el icónico Porsche 911.

Cada uno de ellos es un artista en su propio medio. Quizá os puedo contar algo más sobre Magnus Walker por su éxito abrumador a raíz del documental que os pongo un poco más abajo, pero el español Manu Campa también ha expuesto su obra en ciudades como Miami, Madrid, Tokio, Nueva York, Oxford, Lisboa o Biarritz y ha colaborado con marcas como Mini, Porsche, Kia, Petrolicious, Huawei, Coca-Cola o Dunlop.

Este madrileño ha sabido crear una identidad pictórica singular a través de su pasión, los 911. En palabras de su propia Bio “Su estilo es algo pop, realista (sin el «hiper») y figurativo..”

Magnus Walker, es Inglés de nacimiento pero emigró de jovencito a Los Ángeles. Con un aspecto curioso, más que desgarbado, rastas, tatuajes y  barba de varios meses/años ahí está, en la creme de la creme del círculo más elitista del imaginario Porsche.

Magnus en su charla TED nos cuenta como siempre ha seguido su intuición, sus corazonadas, pese a que fueran extrañas. Suena romántico, ¿Pero no es realista que este tipo de pasiones consigue mover cielo y tierra?

Su primer negocio fue una marca de ropa. El siguiente negocio fue una casa en una zona industrial de Los Ángeles que utiliza como cuartel general. Vive ahí, alquila a productoras de Hollywood, tiene el almacén de la ropa de su firma, y por último, construye sus coches.

En el documental nos cuenta como tiene los Porche 911 desde el año 1964 al 73. Son auténticas joyas, restauradas y personalizadas al detalle.

Afirma abiertamente que no es un restaurador al uso, sino que él hace lo que quiere con el coche, sin tener en cuenta los gustos del cliente. Supongo que quién va a él sabe muy bien lo que hace. Me parece admirable como este señor ha desarrollado su idea desde un tornillo hasta una campaña internacional de publicidad y prestigio que le ha posicionado en lo más alto del mundillo automovilístico.

¿Qué tienen de particular los coches que apasionan al Inglés y al Español?

Bueno que son coches de verdad. Sólo tienen lo básico. Chasis, motor, cambio manual, refrigeración por aire… eres tú y la máquina, no hay ayudas, no hay sensor de parking y no hace falta radio, el motor pone la banda sonora. ¿No me creéis? echadle un vistazo al documental. 

Este movimiento de rescate y culto por el 911 clásico ha hecho que los precios suban muchísimo. Un coche de estos hace quince años se podía adquirir por unos 20.000 euros y ahora no hay nada por menos de 50.000 euros.

En este lado del charco, Manu retrata con una personalidad propia estos vehículos, y quizá nos acerca al resto de mortales dichas piezas de ingeniería y diseño industrial de vanguardia.

911 un clásico contemporáneo. Algún día quizá.

Extra info:

https://manucampa.com

Más artículos
Terraza con sillas altas de madera blanca y mimbre en un restaurante a pie de mar en una calle empedrada. Poppyns Magazine
¿Se puede comer saludable fuera de casa?