Bioagradables, 9 años aportando su granito de arena

Día de la Tierra

Hoy se celebra el Día de la Tierra, un día señalado en todo el planeta que pretende concienciar sobre los problemas medioambientales que amenazan nuestra existencia. En Poppyns Magazine charlamos con Bioagradables para dar a conocer más sobre su importante labor de concienciación y limpieza de nuestras playas.

PM: Desde hace un tiempo, Bioagradables dejó de ser una asociación desconocida para Poppyns. Aún así, por si todavía se despistó algún lector… ¿Cómo surgió el proyecto? ¿Cuál fue el detonante que os impulsó a hacerlo?

B: Todo empezó con una idea y sin saber realmente cómo llevarla a cabo. En Agosto de 2012 un grupo de amigos nos reunimos en la playa Devesa (El Saler) para hacer una limpieza de playa. Esta playa era especial porque varios de nosotros la recordábamos como una playa natural, con difícil acceso para los coches y un lugar perfecto para pasar horas y horas disfrutándola. Claro que todo eso era un recuerdo y ya en 2012 estaba manchada de plásticos de diferentes colores y otros residuos que no encajaban con la imagen que teníamos en nuestra memoria. Repetimos esta actividad un par de veces antes de darnos cuenta de que las personas que participábamos coincidíamos en la misma reflexión, ‘¿y yo qué puedo hacer para que esto no pase?’ Así que comenzamos a publicar los eventos desde una página de Facebook.

Esto fue el detonante de lo que ahora conocemos como actitud bioagradable. Mes tras mes, recibíamos voluntarios/as que disfrutaban de la experiencia de limpiar una playa, no sólo por la satisfacción que da retirar kilos y kilos de basura de la naturaleza, sino también por la reflexión que venía con ello. Ya en 2013, después de varias actividades, vimos que la gente respondía muy bien a estos eventos consiguiendo una participación de 60-80 personas cada mes. Ahí fue cuando decidimos comenzar el proceso de asociación y comenzar el viaje burocrático y abrupto que duró casi un año para poder llamarnos BIOagradables y empezar a trabajar por nuestro medio ambiente. A día de hoy, con pandemia y todo, seguimos haciendo actividades de voluntariado seguras para que esa actitud siga contagiándose en el sentido más positivo de la palabra.

Rafa Beladiez

PM: El cambio climático es real. Hoy en el Día de la Tierra, queremos recordar la urgencia y la importancia de cuidar nuestro planeta. Reducir, reutilizar y reciclar, son algunos de los hábitos que necesitamos establecer en nuestra rutina. ¿Cómo afecta ignorar esta filosofía de vida? ¿Qué conseguimos adoptando estos pequeños gestos?

B: La regla de las tres R (reducir, reutilizar y, finalmente, reciclar) puede ser el comienzo de una vida más sostenible tanto como individuos y como sociedad. Pero no nos podemos quedar ahí. El cambio climático es muy real y llevamos desde 1985 viéndolo venir sin mover un dedo para frenarlo. Hoy, 22 de Abril de 2021, sabemos que todas las cumbres celebradas desde Río de Janeiro (1992), Kioto (1997), hasta las más recientes de París (2015) y Madrid (2019) no han sido suficientes ya que todos los acuerdos firmados no tienen vinculación jurídica y sólo son listas de cosas que los países pueden hacer de forma voluntaria. Es un poco frustrante ver que han pasado casi 50 años y hemos avanzado muy poquito en esta lucha. Obviar que necesitamos un cambio sistémico lo único que hace es incrementar las posibilidades de vivir en un mundo inhabitable y con condiciones meteorológicas extremas. Dicho esto, parece que las tres R se quedan un poco cortas para salvar lo que queda de planeta, pero sigue siendo el comienzo de una actitud que motive al cambio de hábitos, al cambio de consumo, de movilidad y sobre todo al cambio de cómo hacer negocios de crecimiento exponencial con los recursos finitos.

PM: En muchas ocasiones hacéis referencia a la actitud «bioagradable». ¿Cómo la definiríais? ¿Cuál es su misión?

B: La actitud bioagradable es una forma de entender la vida y actuar según ciertos valores. Da igual quién seas y cómo entiendas la vida, si te interesa conservar el entorno en el que vives y te gusta ser una parte activa de la solución, ya tienes esa actitud. En nuestras actividades nos hemos cruzado con cientos de perfiles diferentes de personas, pero al final de la limpieza todos acabamos con una sonrisa por haber hecho algo bueno por el planeta, por los mares y también por nuestro bien. No olvidemos que la salud de nuestros mares, de nuestros bosques repercute directa e indirectamente en la salud de las personas. Eso nos convierte en los primeros interesados en que la naturaleza siga siendo lo más natural posible.

Las ‘personas bioagradables‘ se proponen cada día hacer las cosas bien por el planeta y además disfrutar mientras lo hacen, esa es la misión. Además no nos quedamos en hacerlo por nosotros mismos sino que nos esforzamos en hablar a nuestras personas más cercanas, motivamos a los demás a que participen con nosotros del cambio que queremos ver en el mundo.

Rafa Beladiez

PM: Sabemos que también impartís talleres a niños en varios centros educativos. La educación medio ambiental tiene un papel fundamental, aumenta la concienciación y el conocimiento sobre la protección del entorno que nos rodea. ¿Resulta difícil concienciar a los más pequeños? ¿Os encontráis a menudo algún caso de que ya esté concienciado de casa?

B: Comenzamos a hacer talleres en colegios en 2013, acercando la problemática que veíamos en las playas a las aulas. Ha sido un viaje muy bonito porque hemos ido aprendiendo con cada actividad, con cada colegio. Ahora las actividades que más hacemos es llevar las aulas a la playa, de forma más literal. Invitamos a los colegios a que realicen una actividad de limpieza de playa con nosotros y les acompañamos en ese proceso de reflexión, ¿cómo ha llegado esto aquí? ¿qué podemos hacer para que esto no llegue? y además les proponemos varias dinámicas ambientales para que aprendan algunos términos y problemáticas mientras juegan en la playa. Por suerte, la actitud bioagradable ya existía antes de nosotros acuñar este término y hay muchas madres y padres que hacen una labor increíble de educación desde casa en temas de comportamientos sostenibles y amables con la naturaleza. Nos hemos encontrado jóvenes que identificaban rápidamente algunos de los elementos más curiosos que nos encontramos en las playa como son los huevos de tiburón, que al estar deshidratados pueden parecer plásticos, al igual que los huevos de manta-raya. También nos hemos encontrado en la situación, con los más jóvenes, de ser aleccionados sobre temas que nosotros desconocíamos, como una vez que un niño se nos acercó con un huevo de tiburón y empezó a recitar las diferentes especies de tiburón que conocía porque sus papás tenían un libro ilustrado con todas las especies del Mediterráneo, ese día aprendimos que existía el tiburón duende (Mitsukurina owstoni). Sin embargo, sigue habiendo mucho trabajo para comunicar de forma sencilla y atractiva varias de las problemáticas que existen en nuestro día a día, tanto relacionadas con los residuos y su impacto en los ecosistemas que nos mantienen con vida, que son los mares y océanos.

PM: Vuestras limpiezas de playa se han convertido en un evento muy aclamado por vuestros fieles voluntarios. Debido a la situación actual, tuvisteis que idear continuar de forma online. ¿Cuánto ha dificultado su continuidad?

B: La verdad es que ha sido una aventura. Durante el confinamiento tuvimos que recurrir a los directos de Instagram, como muchas otras personas, e intentamos ofrecer contenido atractivo presentando iniciativas similares en diferentes partes del mundo. Realizamos varias entrevistas a personas implicadas en asociaciones de voluntariado ambiental e investigadores/as de oceanografía. Tuvo bastante éxito y lo hemos asimilado como una actividad en nuestro trabajo post confinamiento. En estos meses que hemos ido desescalando, hemos tenido que ajustarnos a las restricciones. Cuando estas eran más estrictas nos decidimos por seguir el ejemplo de Sanamares, iniciativa para cuidar y conservar la vida marina y sus ecosistemas, y hacer las limpiezas de forma online. Estas actividades tenían el objetivo de motivar a las personas a que saliesen a limpiar su playa favorita, siempre acompañadas de un directo en redes sociales en el que se explicaba la metodología de la limpieza y algunas directrices para no retirar lo que pertenece a la playa (conchas, arribazones de posidonia, huevos de tiburón, jibias de sepia, etc.).

Ahora que las restricciones son menos estrictas nos permiten hacer actividades con aforo reducido y con grupos de máximo 10 personas. Estamos realizando más eventos que nunca porque cada vez que publicamos uno, se llena en menos de un día. La gente tiene muchas ganas de salir a la naturaleza y qué mejor manera de disfrutarla que devolviéndole el favor de cuidarla y mimarla retirando basura del medio. Así que se podría decir que las dificultades que nos hemos encontrado las hemos sabido transformar en oportunidades para hacer más versátiles nuestras actividades y adaptarlas a los nuevos tiempos.

Rafa Beladiez

PM: El próximo sábado 25 de Abril será la siguiente limpieza de playa. Cada vez más personas acuden a ellas para aportar su granito de arena. Aún así, todavía falta mucho por construir. ¿De qué manera animaríais a la gente? ¿Qué pueden encontrar en esta actividad?

B: Efectivamente, el próximo domingo 25 realizamos la primera actividad presencial del proyecto Innovacció Ambiental. Este proyecto ha sido financiado por el Ayuntamiento de la ciudad de Valencia para revalorizar nuestro entorno natural y lo hacemos en colaboración con la Asociación Ambiens. Todavía quedan plazas para sumarse así que os animo a que nos busquéis en redes y os apuntéis. Las limpiezas de playa son foros de gente muy variada pero con un punto en común, las ganas de hacer cosas y participar del cambio. Siempre decimos que nuestras limpiezas tienen tanto éxito simplemente porque a la gente le apetece hacer este tipo de cosas, cuidar del medio ambiente y compartirlo con el resto de gente. También es verdad que ofrecemos un almuerzo al final de la actividad que está para chuparse los dedos. Es nuestra forma de agradecer a las personas que participan su gran esfuerzo de madrugar un domingo y dedicarlo a este tipo de actividad y no a otras. En esta ocasión la actividad será en la playa de Devesa-El Saler a las 10:00 de la mañana. ¡Esperemos que no llueva!

PM: Además de ayudar presencialmente en estos eventos, ¿se podría colaborar de alguna otra forma?

B: ¡Claro! Como buena asociación siempre buscamos formas de encontrar fondos para seguir mejorando nuestro trabajo y llegar cada día a más gente. Puedes hacerte socio/a de BIOagradables por una cuota anual de 10/15/20€ escribiéndonos al email de la asociación. Esto nos ayuda a cubrir gastos fijos como seguros, página web y el sueldo del coordinador. Luego también tenemos una plataforma de micromecenazgo en la que puedes donar 1€ al mes para nuestras actividades, se llama Teaming y el mensaje es que con un café menos al mes estás ayudando a que las playas estén un poquito más limpias. Además también tenemos merchandising muy agradable que llevamos a las limpiezas y puedes adquirir a cambio de diferentes donativos. Pero lo más importante para nosotros es la participación, ya que cuantas más personas nos conozcan y participen de nuestras actividades, más oportunidades tenemos de que nos den subvenciones para nuestros proyectos. Así que, si quieres ayudar, apúntate, síguenos, comparte nuestro contenido y luego, si quieres, ¡hazte socio/a!

Rafa Beladiez

PM: A veces, a través de documentales alcanzamos ese impacto visual y emocional que nos empuja a reaccionar ante situaciones extremas como ésta. ¿Nos recomendaríais alguno?

B: Los documentales siempre son fuentes de inspiración. Nosotros empezamos este viaje con uno un poco durillo, Comida S.A. (en inglés Food Inc.) ya que nos dimos cuenta lo interrelacionado que está nuestro consumo con el impacto ambiental que producimos al planeta. Es verdad que hay otros mucho más atractivos visualmente y que inspiran y animan a cuidar del planeta como por ejemplo Océanos. Pero si queréis entender las complejidades del mundo marino y el impacto del humano en él, os recomendamos The Cove. Trata la historia de una bahía en Taijin donde cazan delfines para parques acuáticos a través de los ojos de Ric O’Barry, entrenador del famoso delfín Flipper, que ahora lucha por liberar delfines de los zoológicos. Recientemente se ha estrenado Seaspiracy, que es una secuela de Cowspiracy pero centrada en los océanos. Para nuestro gusto son bastante sensacionalistas y repiten temas que se tratan en otros documentales de forma más profunda (como por ejemplo Meat the truth), pero están en Netflix así que son más fáciles de ver en casa. Las conclusiones de todos suele ser la misma, tenemos que cambiar la forma de mirar a la naturaleza o la naturaleza dejará de cuidarnos a nosotros.

PM: En Poppyns apostamos por una Compra Diferente, marcas de calidad y diseño, pero también que respeten el medio ambiente y aboguen por un consumo responsable. ¿Qué opináis de este concepto? ¿Pensáis que conseguiremos establecerlo para siempre?

B: Somos grandes seguidores de Poppyns y del concepto #CompraDiferente. Pensamos que en el sistema de consumo que tenemos es muy importante abogar por la responsabilidad y las campañas de publicidad honestas. Desde nuestras limpiezas de playa fomentamos siempre el consumo responsable y sostenible. Tenemos que preguntarnos si necesitamos algo antes de comprarlo. También realizamos sorteos en nuestras redes sociales y en las actividades presenciales, sólo colaboramos con marcas y productos sostenibles y de origen vegetal porque creemos que es la mejor manera de cuidar el planeta. Somos partidarios de apoyar a las empresas y marcas que lo hacen bien, porque de esta manera fomentamos el uso del voto económico que tenemos todas las personas. Este voto se ejerce decidiendo cada día, con nuestras compras, qué tipo de mundo queremos para las futuras generaciones, con el consumo de productos alineados con nuestros valores y no con los que arrasan bosques o explotan animales para el uso humano. Es un camino largo y difícil, pues lo sostenible no siempre es cómodo o barato, pero nosotros confiamos en que cada día habrá más gente que se preocupe de quién hace y cómo se hacen nuestras prendas, además del impacto que tiene esa prenda en el medio ambiente. Lo importante es no rendirse y seguir luchando por instaurar ese tipo de consumo, ya que el monstruo de la moda rápida se ha acomodado durante mucho tiempo y se ha convertido en algo insostenible y, en nuestra opinión, insoportable.

Rafa Beladiez
Más artículos
Comercio online VS tienda física