Persona sujetando una revista con portada blanca y con texto 'New York Rises', vestida con pantalón ancho, camiseta blanca y chaqueta tres cuartos en una habitación blanca con un ventanal. Poppyns Magazine

La lectura en la era digital

¿Pierde el papel la batalla frente a los píxel?

Redacción
Alicia Macías

Seamos sinceros, vivimos en la era digital. Si no tienes entre tus manos un dispositivo electrónico en el que observar, escribir, leer o simplemente pasar el rato haciendo scroll en tus redes sociales, parece que no perteneces al mundo moderno.

Es inevitable rendirse a la tecnología, nos acerca a lo que tenemos lejos, nos enseña un mundo al que llegar de manera inmediata y nos relaciona entre nosotros desde un punto de vista que, aunque irreal, es casi palpable.

Sin embargo, hoy quiero sumergirme en el tema de la lectura. Y me gustaría ahondar en él porque, como redactora en una revista digital como esta, me siento comprometida con ella y con todo lo que conlleva.

Es cierto que el poder de la lectura va más allá.

Nos permite recorrer un mundo en el que poder sumergirnos, historias en las que vivir por un rato mientras nuestra mente disfruta de lo que observa entre sus letras. También es cierto que cuando nos gusta lo que estamos leyendo, no importa demasiado el soporte en el que lo hagamos.

Si lo hacemos en un iPad, una revista en papel, o simplemente en el móvil. De cualquier forma en que lo hagamos, se adueña de nosotros y nos permite escapar de nuestra realidad por un rato. Relajarnos y dejarnos llevar a través de diferentes historias.

Detalle de un mueble de madera con cajonera abierta y un libro dentro con título en la portada 'Mies Van Der Rohe'. Poppyns Magazine

Para mí el mundo de las tendencias, la prensa y los artículos… Es diferente. Estoy acostumbrada a consumir este tipo de información de manera digital, por lo que no me supone ningún sacrilegio disfrutar de ello a través de una pantalla.

De hecho, creo que a nivel social es importantísimo poder llegar a lugares remotos, descubrir escritores desde otros continentes, y todo esto simplemente haciendo click desde nuestro ordenador.

Pero… ¿Y los libros? Los libros para mí son algo más.

Los libros tienen todas esas pequeñas cosas que se convierten en un momento sagrado del que disfrutar sin interrupciones.

Sentir el papel entre mis manos, leer las historias con una tipografía que parece que puedes sentir al tocar, con alguna pequeña mancha de tinta de impresión y con ese olor tan particular a la hora de ojear su contenido.

Los libros son una ventana a la imaginación, una puerta que abrimos para adentrarnos en historias de desconocidos. Una manera de abstraernos de nuestra realidad y disfrutar nadando junto con sus personajes. No me acostumbro a la idea de leer todos estos relatos de manera virtual.

Banco de madera lacada en blanco anclado a una pared blanca por unas escuadras negras, con libros apilados (entre ellos Alvar Aalto) y un búcaro de cristal con una planta de hoja ocre. Poppyns Magazine

Necesito el peso del libro entre mis manos. Recorrer sus páginas y llegar al final cerrando su cara B, con esa sensación de haberme quedado atrapada dentro del texto y con un poco de nostalgia de haberlo terminado.

Persona sujetando una revista con portada blanca y con texto 'New York Rises', vestida con pantalón ancho, camiseta blanca y chaqueta tres cuartos en una habitación blanca con un ventanal. Poppyns Magazine

La tecnología es maravillosa y el mundo de la escritura es fantástico… Son un match ideal, pero no dejemos que se extinga su versión más primaria.

Permitamos que la lectura sea parte de nosotros de una forma tangible.

Y, aunque disfrutemos a través de los pixel, no permitamos que se pierda aquello que lleva acompañándonos décadas, siglos y épocas enteras utilizando el papel como lienzo.

Photographer co-founder of BaconStudio
Más artículos
Habitación con suelo de mosaico, paredes blancas y muebles vintage. Poppyns Magazine
Segundas oportunidades