Comunicar de manera correcta con tus imágenes en redes sociales

REDACCIÓN
Alicia Macías

Muchas veces me doy cuenta observando perfiles de Instagram o haciendo scroll en otras redes sociales como Pinterest. De la enorme necesidad del ser humano de comunicar a través de las imágenes. 

Pero… ¿sabemos hacerlo de la manera correcta? Muchas veces no, lo intentamos pero lo único que conseguimos son una mezcla de fotografías sin sentido y una imagen desordenada y un poco desastrada de lo que queremos mostrar. 

Una imagen vale más que mil palabras, dicen, y es cierto. Por eso saber expresar todo lo que se quiere en una imagen a veces puede resultar un poco complejo. Las marcas quieren mostrarnos su contenido, los artistas quieren enseñarnos sus obras, las influencers quieren dar a conocer su vida… y toda esta cantidad de imágenes pueden ser demasiado. Nos cansan, nos abruman, nos espantan… Y acabamos buscando la opción de salir y abandonar el mundo digital. Nos alejamos de la pantalla.

Por eso quiero daros algunos consejos para comunicar de manera correcta, para enseñar contenido de calidad y hacer que todo aquello que queréis expresar realmente sea valorado por el espectador. 

Quiero empezar por lo más importante: enfoca tus ideas.

Qué tipo de contenido quieres mostrar, cíñete a él e intenta ser fiel a una temática. Así todos aquellos que vean tus imágenes sabrán que se trata de ti, solo de esa manera crearás un sello muy personal que será reconocible entre cientos de fotografías.  

Otro punto primordial a la hora de comunicar es trabajar en la coherencia. No solo debes definir tus ideas y formar tu estilo más personal. También debes trabajar unas tonalidades que acompañen tu discurso visual. Conseguir una armonía entre todas tus fotografías solo se consigue trabajando en la gama cromática de las mismas. Mantén el discurso de tus imágenes conectado a través del color. Define tus tonalidades, tu edición y tu acabado final de las fotos. Verás como resulta mucho más atractivo ver todo tu contenido integrado en unos mismos colores. 

Y por último, pero no menos importante. Te diría que “menos es más”. Elige tu temática, trabaja en ella y permítete darle forma de una manera muy orgánica y natural. Todo esto puede que tengas que forzarlo un poco al principio, pero una vez tengas todos los puntos trabajados, te darás cuenta de que tu ojo y tu mente estarán entrenados de manera automática. 

Por supuesto esto no son reglas escritas. ¡Puedes romperlas! Y disfrutar creando contenido dispar, fuera de lo común. Pero hay una cosa que no debes olvidar jamás para no perder la coherencia y el atractivo: ser fiel a tu yo más personal. 

Más artículos
Los paisajes vistos desde la cámara de Cody Cobb