Comercio online VS tienda física

REDACCIÓN
Alicia Macías

Voy a abrir este debate y destriparlo poco a poco hasta que os deis cuenta de que no existe ganador en la lucha de comercios, entre el comercio online y el comercio físico.

Vivimos en la época de la inmediatez. Lo queremos todo y lo queremos ya. Nos hemos vuelto algo caprichosos a la hora de comprar y cientos de plataformas se crean a diario para ofrecernos lo que queremos de manera instantánea.

¿Te apetece una hamburguesa? Te la llevo en 20 minutos con un solo click. ¿Quieres un ordenador nuevo? Si lo compras ya, te llega mañana a la puerta de casa. ¿Te has enamorado de un vestido…? No esperes más de 3 a 5 días para tenerlo. La vida es ahora y ahora es ya.

Así es el siglo XXI y así es la nueva sociedad consumista y caprichosa. ¿Creéis que voy a despotricar sobre el comercio online, verdad? Pues lo cierto es que no. Me declaro fan 100%.

Me gusta no solo por su inmediatez porque amplia nuestro rango de búsqueda y porque permite que aquello que se crea a la otra punta del mundo pase a formar parte del nuestro en un breve espacio de tiempo.

Ahora bien, ¿nos hemos planteado el impacto que esto supone para el pequeño comercio o cómo influye en el medioambiente? Dudo que muchos lo hagamos. Navegamos en cientos de páginas web en busca de aquello que queremos y lo compramos con solo un click sin pensar mas allá. Y oye, está genial. Pero también es interesante ser conscientes de lo que compramos.

Todo lo que hacemos genera un impacto ambiental, esto es así y debemos ser conscientes de ello. Por ello cada vez que tú, que el vecino del quinto o que yo hacemos click en el botón de añadir al carrito debemos tener en cuenta cómo afecta a nuestro planeta.

Las compras online requieren transporte y este transporte crea unas emisiones que a su vez perjudican a nuestro medio ambiente. Y sí, es cierto… no vamos a dejar de comprar online. No lo haremos porque es fácil, rápido y conveniente.

Sin embargo, deberíamos intentar (en la medida de lo posible) colocar una balanza y abrazar la tecnología que tanto nos da y nos hace movernos tan deprisa pero sin olvidar las raíces de lo que somos.

Las tiendas físicas son y serán siempre un espacio perfecto donde encontraremos lo que queremos y podremos disfrutar de la esencia de la compra. Salir de casa, andar, dar un paseo, ir a tu tienda favorita, recorrerla. Conocer los materiales y acabados de lo que quieres comprar. Ser ayudado por un personal que te cuida y que quiere que disfrutes de la experiencia… todos estos detalles no pueden olvidarse a la hora de comprar.

Y es que aunque el consumismo nos lleve por caminos que no queremos andar. Nos aporta otros beneficios que son también valorados y aceptados en nuestro día a día.

La vida es equilibrio. Aprender a ser consciente en tus decisiones a diario es la mejor manera de tener una experiencia positiva, de sentirnos felices y tranquilos con nosotros mismos y con lo que queremos aportar como sociedad.

Aprender a ser consciente en tus decisiones a diario es la mejor manera de tener una experiencia positiva…

¡Está bien que compres! Pero hazlo con cabeza, conoce tus opciones, indaga, busca productos de calidad, conoce tiendas que te acerquen a estos productos y solo así verás la diferencia.

Más artículos
Posidonia valenciana