Cómo refrescarte de manera saludable este verano

REDACCIÓN
Diana Pina

Ya casi hemos vuelto a la normalidad. Además, ha llegado el buen tiempo, el calor y las ganas de ir a tomar algo a las terrazas. Una de las cuestiones que más preocupan a la hora de cambiar hábitos alimentarios es saber qué pedir cuando queremos tomar una bebida fuera de casa. En muchos casos, la gente decide no socializar por no “pecar” pero esa no es la solución.

Cuidarse no es sinónimo de evitar la vida social

En muchos casos, la gente decide no socializar por no “pecar” pero esa no es la solución. Cuidarse no es sinónimo de evitar la vida social.

Los refrescos y el alcohol (la cervecita, una copa de vino, el vermut, etc.) son la opción más fácil y común a la hora de pedir algo para beber y refrescarnos. Los hemos normalizado y quizás desconocemos qué otras opciones existen.

Por una parte, los refrescos contienen gran cantidad de azúcares añadidos, calorías vacías líquidas de alta disponibilidad que no producen saciedad. Además, su consumo frecuente está relacionado con el aumento de probabilidad de padecer patologías como la obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y metabólicas, envejecimiento prematuro y aparición de caries.

En este grupo entran la tónica, Sprite, Nestea, bebidas de cola, naranja o limón, bebidas energéticas, zumos envasados, etc. Os dejo unos enlaces de una página web muy interesante llamada sin azúcar.org donde de manera visual, podéis comprobar qué cantidad de azúcares contienen algunas bebidas:

sinazúcar.org

Si el problema está en la cantidad de azúcares añadidos, ¿podría ser una alternativa saludable escoger refrescos light o zero?

En este caso han sustituido los azúcares por edulcorantes, no aportan calorías. Pero ¿son más saludables? Existe evidencia científica suficiente para relacionar las bebidas edulcoradas con la aparición de patologías metabólicas. Además, se ha visto que su consumo podría inhibir las hormonas relacionadas con la saciedad y desarrollar una alteración en la microbiota (nuestras bacterias intestinales). La bebida de cola contiene ácido fosfórico que se relaciona con alteraciones renales y óseas. Se ha demostrado que, si comemos con un refresco edulcorado, las elecciones alimentarias son menos saludables y nos estimula el apetito.

No quisiera ser tremendista, pero es cierto que la población (sobre todo niños) consume gran cantidad de bebidas azucaradas así que hay que informar sobre el riesgo que conlleva y, con la información en la mano dejar que la población elija.

Por otra parte, el alcohol contiene calorías vacías (no aportan ningún nutriente) y su consumo se relaciona con efectos perjudiciales para la salud. Una copa de vino no es cardiosaludable ni una cerveza hidrata ¡todo lo contrario!

La bebida que deberíamos escoger para hidratarnos es el agua. Ni el alcohol, ni los refrescos nos van a hidratar. Pero entiendo que, a la hora de socializar, queramos escoger algo diferente al agua.

¿Qué bebida saludable podemos pedir en un bar?

En primer lugar, mi consejo es que no tengas vergüenza ni te sientas “un bicho raro” por querer escoger algo saludable. Es importante tomar buenas elecciones si queremos cuidarnos.

Podemos pedir zumo de tomate, gazpacho, infusiones tipo manzanilla, roiboos y té con hielo, café solo o con leche/bebida vegetal con hielo y agua con gas (para darle un toque diferente) con una rodaja de limón o de pepino. También puedes pedir que añadan alguna hierba aromática como menta o hierbabuena. Depende del bar en el que nos encontremos también podemos pedir horchata sin azúcares añadidos, licuados o smoothies de frutas y verduras.

Si has preparado un evento en casa o simplemente quieres hidratarte de manera saludable te propongo que elabores tú mismo la bebida.

La base debería de ser el agua, agua con gas té o infusión. Le podemos añadir para dar sabor fruta o vegetales crudos troceados. También añadiremos plantas aromáticas y por supuesto, hielo. Si quieres darle un toque dulce podemos añadir cacao puro, canela, esencia de vainilla, bebidas vegetales como la de avena, un poquito de miel o fruta dulce como coco, melón o sandía. Una idea muy sencilla es añadir fruta troceada a una cubitera y después utilizar esos hielos.

Algunos ejemplos

Agua con gas con rodaja de limón y hierbabuena.
Agua con gas con arándanos, fresas troceadas y esencia de vainilla.
Té matcha con bebida de soja, canela y limón.
Agua con gas, rodajas de pepino y lima.
Café con hielo, rodaja de limón y canela.

Nutricionista
Más artículos
Mujer recogiendo plásticos en una playa. Poppyns Magazine
Impacto del individuo